Nuevo proyecto de Investigación sobre probióticos y polifenoles de olivo

Nuevo proyecto de Investigación sobre probióticos y polifenoles de olivo

Tal y como se hizo eco el periódico Diario de Noticias de Navarra,  Gobierno de Navarra, a través de la convocatoria de Proyectos Estratégicos 2019-2021 en el marco del Reto SIBERIA (Soluciones Innovadoras en Biotecnología para Energía, Retos sanitarios, Industria y Agroalimentación), ha financiado el proyecto de I+D liderado por BIOSASUN y denominado BIOFOOD.

Dicho proyecto de I+D tiene un enfoque multidisciplinar y para su desarrollo se ha constituido un consorcio conformado por diversas empresas navarras especializadas en procesos de producción de alimentos fermentados y probióticos, como son Biosasun, Brotalia, Eztitsu Sociedad Microcooperativa, Lev2050 y Nucaps Nanotechnology,  junto con el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA) y la Universidad de Navarra (UNAV).

El objetivo principal del proyecto de I+D BIOFOOD es estudiar los (bio)procesos que dan lugar a efectos beneficiosos para la salud humana y prevenir el desarrollo de enfermedades. En este sentido, el tracto gastrointestinal debe ser considerado como un complejo biorreactor que juega un papel clave en el mantenimiento de la salud del ser humano. En el intestino humano hay billones de microorganismos de muy diferentes especies, que constituyen un complejo ecosistema cuyo desequilibrio puede dar lugar al desarrollo de patologías como la obesidad y el síndrome metabólico. Esta influencia sobre el ser humano puede proceder de la interacción directa con los propios microorganismos intestinales o por los metabolitos que estos producen a partir de los nutrientes (los postbióticos). Estos complejos procesos pueden imitarse también en un fermentador, en el que los microrganismos producen algunos de esos postbióticos a partir de determinados alimentos.

Además, recientes estudios científicos han demostrado que algunos de los alimentos que pasan por un proceso previo de germinación o de fermentación por parte de microrganismos (por ejemplo: yogur, kéfir, kombucha, hidromiel,…) permiten mejorar la disponibilidad de los nutrientes y facilitar la digestión del alimento, y parecen reducir el riesgo de sufrir determinadas patologías. Por otra parte, los probióticos son microorganismos vivos que, en dosis adecuadas, modulan la microbiota intestinal y pueden conferir beneficios en la salud. Muchos de estos microorganismos y metabolitos no sobreviven a la acción del pH ácido del estómago y las enzimas del tracto gastrointestinal. Por ello, para que puedan ser útiles en salud humana, es imprescindible el uso de técnicas de microencapsulación.

El proyecto de I+D BIOFOOD comenzó en julio de 2019 y desde entonces Brotalia, Biosasun y Eztitsu Sociedad Microcooperativa se han reunido con CNTA para definir las características ideales de cada uno de los productos a desarrollar; Biosasun está diseñando un proceso monitorizado para la elaboración de los productos fermentados; UNAV y Biosasun han diseñado un estudio para evaluar los efectos saludables del kéfir de agua; LEV2050 aporta su biobanco de cultivos iniciadores y probióticos para seleccionar las cepas con mayor potencial probiótico; y Nucaps junto con Biosasun ha comenzado las pruebas de encapsulación de extractos y microorganismos.